© Derechos reservados, 2004-2005.
Contenido:
Comentario:
Televisión ¿sí o no?
por Mónica Sulecio de Álvarez
Licenciada en Educación
Guatemala
Año 2
No. 1
Como todo, la televisión puede acarrear tanto beneficios
como problemas según el uso que le demos en el
hogar. Vale la pena, entonces para tomar una mejor
decisión sobre la televisión, tener en cuenta algunas
consideraciones importantes:

Los niños y las niñas de edad preescolar no necesitan
ver televisión. Ver televisión no es una necesidad sino
una forma de entretención que si bien puede interesar al
niño o la niña y ayudarle a incrementar su vocabulario en
preparación para la lectura y la escritura, también limita
su oportunidad de entregarse a experiencias mucho
más vivenciales y por lo tanto, mucho más significativas
y de mayor valor para el aprendizaje.

Los niños y las niñas de edad preescolar organizan su
esquema de valores según el ejemplo que reciben de
sus padres. La  valoración que dan los padres y las
madres a la televisión será la misma de sus hijos e
hijas. Si ver televisión es una actividad importante para
los progenitores, los niños y las niñas crecen con esa
idea y la adoptan como un estilo de vida en el que se le
confiere un alto valor a ver la televisión

Cuando una actividad se repite todos los días, llega un
momento en que el cerebro la incorpora en su esquema
de vida y la convierte en hábito. La formación de hábitos
saludables es uno de los objetivos más importantes que
tienen los padres y las madres en los primeros años de
vida de los niños.  En esta época, debe hacerse especial
énfasis en las rutinas cotidianas de dormir, asearse,
recoger sus juguetes y comer.  Si entre la rutina diaria se
incluye el ver televisión a una hora determinada, es fácil
que se convierta en un hábito.  Por ello, padres y madres
necesitamos reflexionar sobre los hábitos que
deseamos cultivar en nuestros hijos para decidir qué
actividades motivaremos que realicen todos los días
para que las adopten como parte de su vida.

Los niños y las niñas de edad preescolar necesitan
ejercitarse; por ello, poseen una gran cantidad de
energía que liberan poco a poco a través del juego
activo.  Ver televisión es una actividad totalmente pasiva.
Al estar sentados frente a un televisor, los niños y las
niñas no tienen oportunidad de estirar sus músculos, ni  
de ejercitarse para adquirir un mejor control de sus
miembros. La época de la primera infancia es un período
muy activo para los niños y las niñas como para
desperdiciarla frente al televisor.

Los aprendizajes duraderos se logran a través de la
interacción de los niños con otros niños y con sus
progenitores.  La mera recepción pasiva de los estímulos
visuales y sonoros como los producidos por la televisión
no desarrollan aprendizajes valiosos, como tampoco
contribuyen a desarrollar destrezas de lenguaje.  Para los
niños es mucho más significativo aprender colores o
interiorizar valores en contacto directo con ellos a través de
juegos con otros niños y con papá y mamá. Por otra parte,
por su limitada capacidad para distinguir la realidad de la
fantasía los programas de televisión deben elegirse con
cuidado.

Estudios han demostrado los efectos negativos en los
niños cuando han visto televisión antes de los tres años y
cuando dedican más de una hora diaria a esta actividad.
Aunque hace falta hacer estudios más amplios al respecto,
los resultados obtenidos  han dado la señal de alerta
sobre la posibilidad de que los niños y las niñas que
pasan mucho tiempo viendo televisión tienen un menor
rendimiento escolar, y que los niños que vieron televisión
antes de los tres años tienen más posibilidades de
desarrollar hiperactividad o el síndrome de déficit de
atención en la edad escolar.

La televisión no debe utilizarse como una niñera para los
hijos. Lo recomendable es que cuando los niños estén
viendo televisión, los acompañe su madre o su padre para
que motive cierta interacción con la información que
presentan los programas. Esto pueden lograrlo haciendo
preguntas a su hijo o a su hija sobre lo que están viendo y
tratando de hacer conexiones de los aprendizajes nuevos
con lo que la niña o el niño ya sabe.

La televisión puede ofrecer valiosa información, pero entre
las niñas y los niños pequeños, mientras menos, mejor.
Califica este artículo:
La opinión de los lectores es muy importante para ofrecer contenidos de calidad, así como para
personalizar los artículos y satisfacer mejor sus necesidades de información.  Por favor, califica este
artículo según la siguiente escala e incluye tus comentarios sobre el mismo.  ¡Gracias!

               (Escala: *** Excelente, ** Bueno, * Regular)